Inicio > Bases de datos > Imágenes de la semana > Detalles


Imagen de la semana July 4, 2008

© Proyecto Humboldt. Cedida para su digitalización por la Biblioteca de la Universidad de La Laguna

Cometa de colas múltiples

Fuente bibliográfica: "Impressions et observations dans un voyage à Ténérife." (Mascart, Jean, 1910)

Fotografiar y observar la trayectoria del cometa Halley a su paso por Tenerife en 1910 fue un objetivo primordial para Jean Mascart. Conocía bien la historia y la literatura que desde la antigüedad había dado de sí el cometa, y le suscitaba gran interés poderlo contemplar por sí mismo, tan de cerca y desde la atmósfera nítida y pura de la cumbre de Guajara y Las Cañadas del Teide. Mascart recordaba las palabras de Séneca: Algún día nacerá un hombre que demostrará en qué parte del cielo se desplazan los cometas, por qué su rumbo es tan distante del de los demás planetas, cuál es su tamaño y su naturaleza. Y ese hombre fue Newton. Según cuenta Mascart en su obra, la población tinerfeña participó de esa espectación por el paso del cometa; unas veces se acercaban a Mascart para pedirle información y observar los instrumentos, y otras le exponían sus temores y le preguntaban por la probabilidad de una catástrofe, de un cataclismo definitivo; el "cometa malo", llegaron a llamarlo en Vilaflor. Finalmente, el Halley comenzó a ser visible aquel año a comienzos de abril, lejano aún, perdido en la aurora y con poco brillo, pero, a medida que pasaban los días, se acercaba, la cabeza se volvía aún más luminosa y la cola se dividía en ramificaciones caprichosas que cambiaban de forma y de luz de un día para otro. El momento esperado llegó la noche del 18 al 19 de mayo, cuando la Tierra atravesó la cola del cometa.

Texto: Masu Rodríguez