Inicio > Bases de datos > Imágenes de la semana > Detalles


Imagen de la semana Oct. 9, 2009

© Proyecto Turismo, Ciencia y Salud. Cedido para su digitalización por la Biblioteca Municipal de La Orotava

Choza de pastores, El Pinar, isla de El Hierro

Fuente bibliográfica: "Tenerife and its six satellites or The Canary Islands past and present. Volume I." (Stone, Olivia M., 1887)

Desde la época prehispánica los pastores de Canarias han practicado la trashumancia y, aunque con el paso del tiempo muchos de ellos han reducido el área de pastoreo a las cercanías de sus viviendas o de los establos, todavía pervive en algunas islas –Tenerife, Gran Canaria, El Hierro y La Palma– la práctica antigua de recorrer largas distancias y pasar temporadas de peregrinaje con los rebaños en busca de buenos pastos: en verano al monte, en invierno a la costa, para ir ascendiendo, según el transcurrir de las estaciones, hacia las medianías y de nuevo hasta las cumbres. En torno a ese ir y venir se iba haciendo la vida del pastor y de su familia. Por la geografía insular todavía se pueden encontrar cuevas y chozas en las que durante siglos los pastores han hallado refugio. La de la imagen fue fotografiada durante la visita de Olivia Stone a El Hierro, una tarde de septiembre de 1884. Publicó este dibujo copiado de aquella fotografía en su obra sobre Canarias. La choza estaba construida al abrigo de un talud cercano al sendero. Era de piedra, con una puerta pequeña y muy baja, de la que salieron dos hombres a saludar divertidos y sonrientes a la viajera y a sus dos acompañantes –su marido John y su guía Lorenzo–. A Olivia le parecieron bastante pintorescos, sobre todo por sus gorras de color azul oscuro con picos colgando a cada lado. Eran pastores de ovejas de lana lacia y casi siempre amarillenta, ganado que –como el vacuno– abundaba por entonces en El Pinar. Se las llama según los colores de su lana: manajaisas a las negras con una pinta blanca, pintadas a las de manchas negras y blancas, antojadas a las totalmente blancas y jumentas a las de lana y ubres negras.

Texto: Masu Rodríguez